Cargando CAPTIA...

Si tu fábrica busca mejorar las áreas problemáticas de productividad, eliminar los errores de gestión y maximizar el grado de eficiencia, el sistema OEE es crucial para ti.

Este indicativo es infalible a la hora de detectar los puntos débiles de cualquier fábrica, lo que ayuda a adaptarse a la Industria 4.0. Por eso, a continuación te mostramos qué significa el OEE, cuál es su objetivo y por qué deberías implementarlo en la compañía para explotar todos los beneficios de este sistema.

¿Qué significa OEE?

En el ámbito industrial, el significado del OEE se corresponde a las siglas en inglés Overall Equipment Effectiveness y es un indicador que busca calcular el grado de productividad de cualquier equipo, con el objetivo de mejorar y agilizar los procedimientos industriales.

Entre todas las medidas que realiza el OEE, las fundamentales pretenden destacar las deficiencias de los equipos industriales, como, por ejemplo, la velocidad lenta, problemas de averías, bloqueos, etcétera.

Gracias al análisis del OEE, las fábricas industriales pueden solventar los errores a tiempo para que estos no repercutan en la cadena de producción y para que la eficiencia general de los equipos industriales se mantenga trabajando a un nivel adecuado.

¿Para qué sirve el análisis del OEE?

El indicador OEE es de una utilidad imprescindible en las fábricas porque permite maximizar la productividad de todos los equipos y mejorar los errores y puntos débiles de sus sistemas, que dificultan o reducen la actividad de producción.

Mediante el control del OEE en las compañías industriales, los beneficios que se obtienen son muy ventajosos al localizar exactamente las anomalías más frecuentes que debilitan la eficiencia de la maquinaria y de los equipos. Así, la producción es de mayor calidad, los artículos con defectos se reducen y los clientes quedan más satisfechos.


¿Cómo se hace el cálculo del OEE?

En producción, el OEE refleja una comparativa entre lo que debería producir un equipo de forma estándar y lo que produce en el estado actual. Es decir, el KPI del OEE muestra la producción actual de un sistema respecto a su capacidad de producción máxima.



A través de la comparativa, este medidor calcula exactamente el nivel de eficiencia general de los equipos, como el tiempo que tarda una máquina en producir artículos, y resalta las deficiencias que pueden afectar negativamente en el rendimiento de una fábrica industrial.



La fórmula para calcular el OEE es:

Fórmula OEE

Disponibilidad

Con el control del OEE podemos averiguar cuál es el nivel de disponibilidad de un equipo o maquinaria dentro de la fábrica industrial, de forma que se calcula el tiempo efectivo en el que un equipo está produciendo artículos dentro del tiempo total planificado para hacerlo.

Disponibilidad

Por ejemplo, si un equipo óptimo debería estar disponible al 100% del tiempo requerido y el cálculo del OEE indica que solo produce artículos al 10%, esto significa que el rendimiento de producción es deficiente por causa de averías o por falta de rendimiento.

En el rango de disponibilidad no se puede incluir:

  • El tiempo que la fábrica está cerrada por días festivos.
  • Los cierres de plantas.
  • Los bloqueos por mantenimiento normal.
  • Otro tipo de causas similares.

En definitiva, la disponibilidad que calcula el sistema OEE solamente guarda relación con el tiempo de producción habitual de los equipos de una fábrica industrial en funcionamiento.

Rendimiento

El indicador del OEE es fundamental para contribuir a un mayor rendimiento de la maquinaria y el equipo completo de una fábrica industrial, ya que mejora el nivel de producción hasta alcanzar el pico óptimo.

Rendimiento

En concreto, el KPI del OEE tiene un rango que va del 0% al 100%, donde el 100% representa la capacidad máxima de producción de un equipo industrial, es decir, que todos los artículos que este equipo produce en la fábrica son de una calidad perfecta, no hay detenimiento y se producen a un ritmo tan alto como lo permite el sistema.

Está claro que alcanzar el 100% de productividad en los equipos de las fábricas industriales no es usual. De hecho, la mayoría de las compañías operan con un rendimiento de menos del 70% según los datos actuales, lo que implica que se pierde dinero y materiales a cambio de una producción defectuosa con un alto margen de mejora.

Calidad

Con la fórmula del OEE también es posible medir la cantidad de artículos bien producidos con respecto al total de toda la producción que ha realizado un equipo en concreto. Estos valores ayudan a determinar qué aspectos de la productividad se pueden mejorar..

Calidad

A la hora de perfeccionar la calidad de los productos también estamos asegurando que el grado de satisfacción del cliente es alto, lo que resulta en mayores ganancias y demanda.

¿Y cómo se calcula si la calidad es alta o buena con el medidor? Solo se necesita saber cuánto tiempo efectivo tarda un equipo teóricamente en producir la cantidad demandada por la fábrica industrial, eliminando de la fórmula del OEE los problemas de disponibilidad, así como las deficiencias de rendimiento.


Cómo implementar el OEE para optimizar los procesos de fabricación

Todo lo que te hemos contado suena muy bien, pero la realidad es que no todas las fábricas industriales cuentan con un sistema OEE hoy en día. Como te estarás imaginado, esto significa que habrá un gasto innecesario de tiempo, costes y materiales que deja margen de mejora, motivo por el cual implementar el Overall Equipment Effectiveness te interesa.

La implementación de un sistema OEE en una fábrica es tan fácil como instalar un módulo de calidad en el sistema, el cual se dedica a rastrear el nivel de productividad de los equipos a tiempo real, produciendo a su vez informes con datos e información precisos.

Basándonos en el resultado de los informes, los encargados del funcionamiento, gestión y logística de la fábrica tomarán decisiones que repercutan en la eficiencia general de los equipos: mejorar el tiempo de producción, reducir los bloqueos, reparar averías, etc.


Cómo mejorar/aumentar el OEE de tu fábrica

Lo ideal es que una compañía industrial sea, a largo plazo, capaz de alcanzar el 85% del OEE con una serie de medidas adaptadas para este fin, lo que se reconoce como una fabricación excelente (World Class Manufacturing) en el marco competitivo.

Algunas de las medidas que se pueden implementar para mejorar el KPI del OEE son:

  • Configurar medidas de control que aseguren la máxima calidad de las piezas que componen los artículos producidos. Estas medidas contribuyen a mejorar la satisfacción del cliente y, por tanto, reducir las devoluciones y rechazos.
  • Un sistema de gestión operativo consigue que el análisis de los resultados del cálculo del OEE sea rápido y claro para actuar sobre los problemas rápidamente.
  • Permitir sistemas preventivos que reduzcan el coste de pérdidas por una deficiencia en la disponibilidad de los equipos relacionada con problemas en el rendimiento.
  • Controlar el flujo de las materias primas que se utilizan durante la producción para optimizar el tiempo de trabajo y evitar posibles detenimientos de los equipos, de tal forma que la productividad óptima de la fábrica aumenta considerablemente.
  • Hacer una reorganización de la mano de obra y operarios dentro de la fábrica. En esta planificación tienen que incluirse tanto los objetivos como el alcance que se pretende lograr a partir de la implementación del sistema OEE.
  • Crear una metodología de las tareas que se van a seguir en la fábrica. Conocer el plan de acción de manera organizada y específica en cualquier ámbito de trabajo agiliza el proceso de producción y disminuye la duración del mismo.

En definitiva, un sistema OEE impedirá que vayas a ciegas, porque tener la certeza de que se va por buen camino te permitirá detectar errores, optimizar al máximo y obtener más rentabilidad.

En CAPTIA somos especialistas en la implementación de sistemas OEE y mejorar la vida de tu fábrica. ¡Contacta con nosotros!

¿Quieres calcular el OEE de tus líneas de fabricación y de tus máquinas y aumentar tu productividad?

Ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte a aumentar tu grado de eficiencia.

¿Te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Acerca de

"¡Hola! Soy Carlos Sobrino. Ingeniero Industrial y Director ejecutivo en CAPTIA Ingeniería, un proyecto que nació fruto del interés en mejorar los entornos industriales. También soy un apasionado de la tecnología y del mundo digital."